Soco:

Me uno al mensaje de Mely para expresar mi más profunda gratitud por la experiencia inolvidable vivida junta con ustedes. Necesitada tanto estar en contacto con mi propia naturaleza y que mejor en medio de nuestra bella cordillera…No puedo creer que espere tanto pero me tenía que llegar la señal. Ayer me desperté con mucha energía, alegría y me sentí distinta en el sentido de que había dejado mi antigua piel y estaba como «nueva». Fue un despertar maravilloso, distinto….para un día lunes. Ya hice pequeños cambios importantes. Agradezco tanto este espacio de compartir, de hermandad, de conexión con nuestra Madre Tierra, ha sido un verdadero privilegio, no puedo olvidarme de agradecer todos los día al agua, al sol, al fuego, a la tierra sus bellos regalos y en particular a Soco por su generosidad en compartir con nosotras, creando conciencia  y guiarnos con sabiduría y cariño a encontrarnos, centrarnos y crecer.
Sé que me llegará la señal para encontrarnos nuevamente. Hasta entonces les mando a cada una un afectuoso abrazo.
D.